Perspectiva Correcta

Perspectiva Correcta

samma ditthi

© 2005–2011

Perspectiva Correcta es el primero de los ocho factores del camino en el Noble Camino Óctuple, y pertenece a la división de sabiduría del camino.

La definición

“¿Y qué es perspectiva correcta? Conocimiento respecto al sufrimiento, conocimiento respecto al origen del sufrimiento, conocimiento respecto al cese del sufrimiento, conocimiento respecto a la vía de práctica que conduce al cese del sufrimiento: Esto se llama perspectiva correcta.”

— DN 22

Su relación con los otros factores del camino

“¿Y cómo es la perspectiva correcta el precursor? Uno discierne la perspectiva incorrecta como perspectiva incorrecta, y la perspectiva correcta como perspectiva correcta. Esa es la perspectiva correcta de uno. ¿Y qué es perspectiva incorrecta? ‘No hay nada dado, nada ofrecido, nada sacrificado. No hay fruto o resultado de buenos o malos actos. No existe este mundo, ni el siguiente, ni madre, ni padre, ni seres renacidos espontáneamente; ni brahmanes o contemplativos que, viviendo correctamente y practicando correctamente, proclaman este mundo y el siguiente después de haberlo conocido y realizado directamente por sí mismos.’ Esto es perspectiva incorrecta…

“Uno intenta abandonar la perspectiva incorrecta y entrar en la perspectiva correcta: Este es el esfuerzo correcto de uno. Uno está atento a abandonar la perspectiva incorrecta y a entrar y permanecer en la perspectiva correcta: Esta es la atención correcta de uno. Así estas tres cualidades — perspectiva correcta, esfuerzo correcto, y atención correcta — rodean y circulan alrededor de la perspectiva correcta.”

— MN 117

Las consecuencias de la perspectiva incorrecta…

“En una persona de perspectiva incorrecta, aparece la orientación incorrecta. En una persona de orientación incorrecta, el hablar incorrecto. En una persona de hablar incorrecto, el actuar incorrecto. En una persona de actuar incorrecto, el sustento incorrecto. En una persona de sustento incorrecto, el esfuerzo incorrecto. En una persona de esfuerzo incorrecto, la atención incorrecta. En una persona de atención incorrecta, el reposo mental incorrecto. En una persona de reposo mental incorrecto, el conocimiento incorrecto. En una persona de conocimiento incorrecto, la liberación incorrecta.

“Así es como de la incorrectitud viene el fallo, no el éxito.”

— AN 10.103

…y de la perspectiva correcta

“Cuando una persona posee la perspectiva correcta, la orientación correcta, el hablar correcto, el actuar correcto, el sustento correcto, el esfuerzo correcto, la atención correcta, el reposo mental correcto, el conocimiento correcto, y la liberación correcta, todo acto corporal que adopte en línea con esa perspectiva, todo acto verbal… todo acto mental que adopte en línea con esa perspectiva, toda intención, todo voto, toda determinación, toda fabricación, todo conduce a lo que es agradable, placentero, encantador, provechoso, y ligero. ¿Por qué es esto? Porque la perspectiva es auspiciosa.

“Así como cuando una semilla de caña de azúcar, un grano de arroz, o una semilla de uva es puesta en suelo húmedo, todo nutrimento que tome del suelo y el agua, todo conduce a su dulzura, su sabor, e inconfundible deleite.  ¿Por qué es eso? Por que la semilla es auspiciosa. De igual manera, cuando una persona posee la perspectiva correcta… la liberación correcta, todo acto corporal que adopte en línea con esa perspectiva, todo acto verbal… todo acto mental que adopte en línea con esa perspectiva, toda intención, todo voto, toda determinación, toda fabricación, todo conduce a lo que es agradable, placentero, encantador, provechoso, y ligero. ¿Por qué es esto? Porque la perspectiva es auspiciosa.”

— AN 10.104

Un matorral de perspectivas incorrectas

“Está el caso en que una persona no instruida y ordinaria… no discierne qué ideas son adecuadas de atender, o qué ideas son inadecuadas de atender. Siendo esto así, no atiende a ideas adecuadas de atender, y atiende [en vez] a ideas inadecuadas de atender… Así es como atiende inapropiadamente: ‘¿Era yo en el pasado? ¿No era yo en el pasado? ¿Qué era yo en el pasado? ¿Cómo era yo en el pasado? ¿Habiendo sido qué, qué era yo en el pasado? ¿He de ser en el futuro? ¿He de no ser en el futuro? ¿Qué he de ser en el futuro? ¿Cómo he de ser en el futuro? ¿Habiendo sido qué, qué he de ser en el futuro?’ O bien está interiormente perplejo acerca del presente inmediato: ‘¿Soy yo? ¿No soy yo? ¿Qué soy? ¿Cómo soy? ¿De dónde ha venido este ser? ¿Hacia dónde está destinado?’

“Mientras atiende inapropiadamente de esta manera, uno de seis tipos de perspectiva surge en él: La perspectiva yo tengo un sí mismo surge en él como verdadera y establecida, o la perspectiva yo no tengo un sí mismo… o la perspectiva es precisamente por medio del sí mismo que percibo al sí mismo… o la perspectiva es precisamente por medio del sí mismo que percibo un no sí mismo… o la perspectiva es precisamente por medio del no sí mismo que percibo al sí mismo surge en él como verdadera y establecida, o bien tiene una perspectiva como esta: Este mismísimo sí mismo mío —el conocedor que es sensible aquí y allá a la maduración de los actos buenos y malos — es el sí mismo mío que es constante, siempre duradero, eterno, no sujeto a cambio, y perdurará tanto como la eternidad. Esto se llama un matorral de perspectivas, una jungla de perspectivas, una contorsión de perspectivas, un retorcimiento de perspectivas, un grillete de perspectivas. Atrapado por un grillete de perspectivas, la persona no instruida y ordinaria no se libera del nacimiento, envejecimiento, y la muerte, de la tristeza, lamentación, dolor, pesar y desesperación. No se libera, les digo, del sufrimiento.

“El bien instruido noble discípulo… discierne qué ideas son adecuadas de atender, y qué ideas son inadecuadas de atender. Siendo esto así, no atiende a ideas inadecuadas de atender, y atiende [en vez] a ideas adecuadas de atender… Él atiende apropiadamente, Esto es sufrimiento… Esto es el origen del sufrimiento…Esto es el cese del sufrimiento… Este es el proceso que conduce al cese del sufrimiento. Mientras atiende apropiadamente de esta manera, tres grilletes son abandonados en él: la perspectiva de identidad, la duda, y el aferramiento a preceptos y prácticas.

— MN 2

Cuando el conocimiento propio es realmente propio

[Kaccayana:] “Lord, ‘Perspectiva correcta, perspectiva correca,’ se dice. ¿En qué grado hay perspectiva correcta? “

[El Buddha:] “A lo largo y ancho, Kaccayana, este mundo es apoyado por (toma como objeto) una polaridad, aquella de la existencia y la no-existencia. Pero cuando uno ve el originamiento del mundo como realmente es con la sabiduría correcta, ‘no-existencia’ respecto al mundo no se le ocurre a uno. Cuando uno ve el cese del mundo como realmente es con la sabiduría correcta, ‘existencia’ respecto al mundo no se le ocurre a uno.

“A lo largo y ancho, Kaccayana, este mundo está atado a apegos, aferramientos, y parcialidades. Pero alguien como tal no se involucra ni se aferra a estos apegos, aferramientos, fijaciones de la conciencia, parcialidades, u obsesiones; ni tampoco está orientado hacia ‘sí mismo.’ No tiene incerteza o duda de que, cuando hay surgimiento, sólo sufrimiento está surgiendo; y cuando hay pasar, solo sufrimiento está pasando. En esto, el conocimiento propio es independiente del de otros. Es en este grado, Kaccayana, que hay perspectiva correcta.”

— SN 12.15

Abandonando lo inhábil, cultivando lo hábil

“No se atengan a reportes, a leyendas, a tradiciones, a escrituras, a conjeturas, a inferencias, a analogías, a concordancia mediante ponderación de las perspectivas, a probabilidades, o al pensamiento, ‘Este contemplativo es nuestro maestro.’ Cuando sepan por sí mismos que, ‘Estas cualidades son inhábiles; estas cualidades son reprochables; estas cualidades son criticadas por el sabio; estas cualidades, al ser adoptadas y cargadas, conducen a daño y sufrimiento’ — entonces deben abandonarlas…

“Cuando sepan por sí mismos que, ‘Estas cualidades son hábiles; estas cualidades son irreprochables; estas cualidades son elogiadas por el sabio; estas cualidades, al ser adoptadas y cargadas, conducen a bienestar y felicidad’ — entonces deben ingresar y permanecer en ellas.”

— AN 3.65